Familia y escuela comparten los mismos objetivos: el desarrollo integral del niño/a Familia y escuela deben ir en una misma dirección en pos de conseguir unos objetivos comunes. Unos objetivos en beneficio de nuestros niños y niñas. La implicación de la familia en la escuela es vital pues compartimos un mismo objetivo: conseguir el desarrollo